martes, 20 de diciembre de 2011

Café.




Afuera llueve.
El bar está casi vacío.
El humo del pocillo,
te trae de nuevo,
te veo,
otra vez,
Igual que aquella tarde.
Melancólico recuerdo
Con aroma a café,
Mientras la lluvia,
Te nombra
con su monótono sonido
casi musical.

6 comentarios:

  1. El aroma del café, cuantas historias alrededor de una taza de café con lluvia, hermoso poema. Un enorme saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola:

    Que bien sabe una humeante taza de café durante una tarde de lluvia.

    Gracias por tu amistad y cariño.

    ¡Feliz Navidad!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Amigo, el café fue siempre excusa de reunión para los amantes o los amigos.

    Un abrazo.

    P.D Dinámico diseño.

    ResponderEliminar


  4. Al paso de un aroma de café, se puede ir fomentando toda una vida sin darte ni cuenta, sólo lo sabrás a lo largo del tiempo que es quien tiene autoridad propia para escribirlo!!

    Perdona que no pasará a visitar primero, pero es que no me he dado cuenta hasta este preciso momento que lo estoy asentando y no estaba registrado...

    Mis más sinceras disculpas!!

    Un abrazo.

    María del Carmen

    ResponderEliminar


  5. Quisiera que el Año Nuevo sea lo más sobresaliente para ti

    Que los días sean cubiertos por la calida luz del pensamiento

    Que los sueños sean tan coloridos como las ilusiones

    Que las noches se llenen de esperanza

    Y las mañanas se tiñan de la ternura de los sentimientos

    Este es mi deseo, que te hago llegar y dejo recostado

    En la tarima del alma.

    ¡¡Feliz Año Nuevo!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar