viernes, 11 de enero de 2013

Mi madre, casi una psicóloga II


Ya que a mi madre se le da por analizar todo lo que sucede cerca de ella, intente ver hasta dónde llega con su manera de ver la vida actual.
Le dije a mi madre:
-Vieja, a vos que te gusta investigar ¿Qué pensás de las mujeres que se enamoran de hombres más jóvenes?
-Me parece bien, el amor no tiene edad. Dos personas pueden convivir bien sin que la edad sea un impedimento. ¡Déjame que lo estudie y después te cuento! –respondió mientras degustaba un helado de frutilla y naranja, los de crema le hacen mal.
De la heladería salimos a recorrer locales de ropa.
Se detuvo en un negocio del Shopping  y me llevó de cabeza a comprarle algo. Se enamoró de una blusa blanca que pasaba los trecientos mangos, mi tarjeta resistió el embate.
-Vieja, sos como esas minas que le hacen comprar al novio la ropa más cara.
-Un momentito –me dijo levantado el dedo índice- sos mi hijo y tenés la obligación de ser amable, aparte, no es una ropa cara, elegí la más barata.
La llevé hasta su casa y al despedirse me dijo:
-Cuando tenga un informe te llamó.
Dos semanas después, me mandó un mensajito de texto:”informe listo”
La invité a comer y mientras esperábamos, me dijo:
-Consultamos con Charito varias parejas donde la mujer es mayor. Un veinte por ciento ellas tienen mucha plata, significa que puede ser que haya interés de por medio. El otro cincuenta, ellas y ellos están en igual balanza económica. El otro cuarenta, a ellas no les importa ni la plata ni el que dirán, según ellas, están  porque la pasan bomba y cuando se termine el romance –nos dijeron – buscaran otro amor joven.
La miraba desconcertado, mirando el papeleo que tenía entre las manos.
-¿Cómo hicieron este estudio?
-Primero en el barrio, luego telefónicamente.
-¿Cómo?  –Exclamé- ¿Telefónicamente?  ¿Cómo sabías si ella mayor o menor?
-Preguntamos a medio barrio si tenían conocidos en esas condiciones, en su familia, dentro de sus amigos. Conseguimos el número de Treinta y seis parejas.
La miraba asombrado, no podía creer que me hablaba en serio.
-Es más consultamos a varias parejas a la salida de los cines. Nos pusimos un logo de la revista Caras y todos nos atendían con amabilidad. Aquí está el informe. –me puso todo los papeles sobre la mesa y me soltó muy suelta de cuerpo:
-Yo también me enamoré de un hombre más joven. Cuando quedé viuda, tenía cuarenta y nueve años, pasado el tiempo del luto, me sentía muy sola. Vos recién te habías casado, no tenías tiempo para mí. Conocí a un hombre quince años menor y lo amé, no sé, si tanto como a tu padre, era otro sentimiento, lo necesitaba como el agua, fuimos muy felices durante doce años.
-¡Cómo nunca lo supe!
-Estabas demasiado ocupado, viajabas continuamente y siempre fuiste algo atolondrado.
-¡Gracias! ¿Por qué se separaron?
-Él viajó a España por su trabajo y no quise acompañarlo. Allí conoció a una española que lo enamoró y se quedó.
-Fuiste tonta.
-Sí, lo sé. Siempre me escribe y me manda fotos, engordó y perdió el pelo, pero no perdió su linda sonrisa, jajaja…!!
Quedé sin palabras, había descubierto otra madre, más mujer, más real.





5 comentarios:

  1. Mi querido Ale, creo que tu madre es muy inteligente jajaja, y mira tú, como aprendes cosas de las mujeres con ella eh, creo que yo también aprenderé de ella, jajaja me buscaré alguien mucho más joven aaaaaaa, pero a mi me gusta que me protejan que me mimen, y me acompañen en todo, y no me imagino a un hombre más joven haciendo eso jajaja sabes me hace muy bien leerte escribes muy bien estos relatos de tu madre me encantan pase un lindo momento.

    Un gran abrazo amigo que tengas un lindo fin de semana, gracias por tu comentario, eres muy dulce.

    ResponderEliminar
  2. Las mamás somos una cajita de sorpresas!
    Es natural que los hijos vean a las madres desde otra perspectiva,nos ocurre a todos hasta que un día de pronto:
    Zas,sorpresa!
    Son mujeres...
    :)
    Me ha gustado mucho tu madre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Y es que así somos las madres de reales, a veces sorprendemos y la tuya es todo un lujo: FELICIDADES

    Abrazos, Alex

    ResponderEliminar
  4. Que feliz llegar a mayor, los años te dan la libertad de decir y hacer muchas cosas que en la juventud te negaste.
    Me quedo a leerte, tu blog y tu estilo me gusta.

    Saludos cordiales, gracias por tu visita.

    ResponderEliminar